Noticias

¿Correr para estar en forma o estar en forma para correr?

A nivel mundial, se sabe que realizar actividad física moderada, al menos 2 horas y media a la semana, trae múltiples beneficios para la salud. Por lo mismo, correr se ha convertido en una actividad de fácil acceso que le permite a las personas controlar el peso, liberar tensiones, compartir y disfrutar del deporte al aire libre. El problema es ¿estamos preparados para correr?

A pesar de parecer una actividad simple que sólo requiere de un par de zapatillas, no lo es. La evolución humana, la globalización y la llegada de la tecnología, nos han convertido en seres cada vez más sedentarios e inactivos, lo que finalmente se traduce en dejar de utilizar ciertos grupos musculares (como musculatura de pelvis y cadera), necesarios en actividades como el running, y pérdida del control del movimiento.

Si a lo anterior le sumamos antecedentes de lesiones previas (como un esguince de tobillo), el riesgo de sufrir una nueva lesión durante la práctica de running aumenta a más del doble! Si no recuperamos el control de nuestro cuerpo y finalmente del movimiento, estaremos generando patrones asimétricos de movimiento que terminan por producir las famosas “compensaciones” y sobrecarga de estructuras. El running es un deporte lineal que requiere, en primera instancia, la simetría entre las piernas, entre los brazos y de manera cruzada entre brazos y piernas. Si el movimiento no es simétrico, claramente podemos sobrecargar una u otra estructura.

Aunque se define como un deporte lineal, para lograr la simetría en ese plano, se requiere de la activación y coordinación de múltiples grupos musculares que permiten un buen control del movimiento en las fases de apoyo y propulsión del trote.

Desde la mirada científica, está bien documentado que los grupos musculares fundamentales para el corredor son los de pelvis, cadera y pie, que permiten entregar estabilidad a las piernas y tronco. Es de esta forma que la alineación y la postura toman un papel fundamental en la mecánica del running.
_
Lee el artículo completo aquí

Deja una respuesta

Scroll to top